Oramos por la familia

Estándar

Share Button

Se abren nuevos caminos

Estándar

 

Share Button

El amor mueve el mundo

Estándar

Share Button

Que la arena sea solo un juego

Estándar

Share Button

Oramos por la familia

Estándar

Share Button

Somos parte de lo mismo

Estándar

Que nada nos despiste para poder encontrarnos.

Share Button

Pasito a pasito

Estándar

 

Share Button

Haz algo

Estándar

(Propuesta por un alumno de Portugalete)

¿De qué estas harto? ¿Hay algo que deseas cambiar? Esta canción nos anima a no dejar pasar el tiempo, a no asumir lo que se puede cambiar, a salir del aburrimiento.
El tiempo pasa, y si hacemos lo mismo todo seguirá igual, pero podemos “levantar tu mano” y hacer algo para cambiarlo.

Versión en inglés con las fotos y rótulos de lo que sus fans dijeron que había que cambiar. ¿Qué foto/texto enviarías tu?

La letra de la canción incluye la frase (en inglés claro) <<Persevera, levanta tus manos…>>.

Y ese mensaje junto con las decenas de cosas terribles a las que estamos acostumbrados (por desgracia), en el día a día, nos sugiere, ahora más que nunca, que levantemos todos nuestras manos y unidos como hermanos, tratemos de negarnos a las injusticias y cambiar el mal que nos rodea. (Alumno de Portu)

 

Share Button

¿Quién da menos? ¿Quién se compromete con menos?

Estándar

No es un video fácil de ver, habla de nosotros mismos, de nuestros gobernantes en Europa (que nos representan y deciden en función de nuestra opinión). Por eso nuestra opinión es valiosa y este video nos puede ayudar a forjarla.

Share Button

Tantas cosas he aprendido

Estándar

Welch, humorista y ventrílocuo mejicano escribió este cuento al ser invitado a un programa de TV Chilena: “Sentí la necesidad de transmitirle al público algo serio, del alma, del corazón, así que un día decidí escribirlo. Y escribí La Marioneta”. “Al cierre leí el poema, era en un teatro, cadena nacional, hago el poema y veo que todo el teatro se empieza a llenar de pañuelos blancos, la gente empieza a llorar”.  Circula en las redes como que lo ha escrito García Márquez pero no le importa.

Disfrutemos de “La marioneta” en voz de su propio autor ¿Con qué te quedas de todo lo que ha aprendido? (si no se escucha con claridad disponéis del texto)

LA MARIONETA

Si por un instante Dios se olvidara de que soy una marioneta de trapo, y me regalara un trozo de vida, posiblemente no diría todo lo que pienso, pero, en definitiva pensaría todo lo que digo.

Daría valor a las cosas, no por lo que valen, sino por lo que significan.

Dormiría poco y soñaría mas, entiendo que por cada minuto que cerramos los ojos, perdemos sesenta segundos de luz.

Andaría cuando los demás se detienen, despertaría cuando los demás duermen, escucharía mientras los demás hablan, y ¡cómo disfrutaría de un buen helado de chocolate…!

Si Dios me obsequiara un trozo de vida, vestiría sencillo, me tiraría de bruces al sol, dejando al descubierto, no solamente mi cuerpo, sino mi alma.

Dios mío, si yo tuviera un corazón…. escribiría mi odio sobre el hielo, y esperaría a que saliera el sol.

Pintaría con un sueño de Van Gogh sobre las estrellas un poema de Benedetti, y una canción de Serrat sería la serenata que le ofrecería a la luna.

Regaría con mis lágrimas las rosas, para sentir el dolor de sus espinas, y el encarnado beso de sus pétalos…

Dios mío, si yo tuviera un trozo de vida… no dejaría pasar un solo día sin decirle a la gente que quiero, que la quiero.

Convencería a cada mujer de que ella es mi favorita y viviría enamorado del amor.

A los hombres les probaría cuan equivocados están al pensar que dejan de enamorarse cuando envejecen, sin saber que envejecen cuando dejan de enamorarse.

A un niño le daría alas, pero dejaría que él solo aprendiese a volar.

A los viejos, a mis viejos, les enseñaría que la muerte no llega con la vejez sino con el olvido.

Tantas cosas he aprendido de ustedes los hombres…..

He aprendido que todo el mundo quiere vivir en la cima de la montaña, sin saber que la verdadera felicidad esta en la forma de subir la escarpada.

He aprendido que cuando un recién nacido aprieta con su pequeño puño por vez primera el dedo de su padre, lo tiene atrapado para siempre.

He aprendido que un hombre únicamente tiene derecho de mirar a otro hombre hacia abajo, cuando ha de ayudarlo a levantarse.

Son tantas cosas las que he podido aprender de ustedes, pero finalmente de mucho no habrán de servir porque cuando me guarden dentro de esta maleta, infelizmente me estaré muriendo…  

(Johnny Welch)

Share Button