Llenos de vida

MODALIDAD Visualización                    Evaluación Hara

MÚSICA  Tubular bells

GUIÓN

Nos colocamos en la postura básica para realizar una visualización.

Os propongo dos imágenes, cada uno elegiréis la que más os guste: podéis ser un árbol que va tomando agua por sus raíces o un persona/robot tipo “Terminator II” que va transformándose en acero líquido.

Recuerda los pies pegados al suelo, teclea con los dedos y concéntrate en ellos. Siéntete ese árbol necesitado de ser regado o ese cuerpo rígido necesitado de recuperar fuerza y flexibilidad. (silencio)

Imagínate la humedad en la punta de los dedos de los pies y nota como un líquido te va llenando, va entrando suavemente y te va transformando. Llena la planta de tus pies, y va llenando tus tobillos, rodilla, pierna…

Siente como el frescor, la fuerza, este líquido lleno de vida de va inundando poco a poco. Como si una ola de vitalidad y cariño te fuera llenando y transformando.

Siente como te llena hasta la cintura, el pecho… (silencio)

Como llega a tus hombros y baja trasformando tus brazos hasta llegar a tus manos y completar cada uno de tus dedos.

Siente como sube por tu cuello e inunda tu rostro y toda tu cabeza.

Siente todo tu cuerpo inundado, habitado, siéntete lleno de fuerza y de vida. Con una ilusión especial para afrontar el día, repleto de paz y de cariño y con deseo de hacer que esa sensación llegue a otra gente. Piensa en una persona concreta que te gustaría tocar con tu dedo y llenar de esta paz que te habita e imagina que así lo haces… Observa su rostro, su mirada de agradecimiento.

Anotamos

¿Te ha resultado fácil? ¿Cómo te has sentido? ¿Has visualizado a esa persona?

Share Button

“Ganarás más haciéndote amar que haciéndote temer” (JM)

MODALIDAD Lectura – escucha                      Evaluación Hara

MÚSICA  Rene Aubry   La Grande Cascade

GUIÓN

Estamos preparando la Semana de Juan María, hace más 200 años inició su gran sueño: escuelas menesianas para su tierra de Bretaña. Su proyecto paso a manos de tantos y tantos menesianos que cada día intentamos continuarlo. Juan María, seguro que habría estado encantado de conoceros, deseando poder escucharos, encantado de estar a vuestro lado… Han pasado muchos años, pero aún conservamos muchísimas de sus cartas y escritos. No podemos oír su voz, pero si podemos leer sus palabras, seguro que si pudiera estar aquí nos diría algo parecido. Para escuchar sus palabras, desde el corazón, os propongo que nos dispongamos en nuestra “postura básica” y entre todos pongamos voz a sus frases. ¿OK? (Ejemplo: un alumno va pasando la hoja con las frases y toca en el hombro a quien le corresponda leer…)

  1. “Habéis sido llamados a algo grande” (JM)
  2. “Hijos míos ¡cuánto os quiero!” (JM)
  3. “Que el amor reine entre vosotros, sentíos felices con la alegría de los demás y sufrir con sus penas” (JM)
  4. “Mi amor por vosotros sigue siendo el mismo.” (JM)
  5. “Mantén la esperanza aunque todo te invite a desesperar” (JM)
  6. “Recuerda con agradecimiento todo lo que has recibido” (JM)
  7. “Cada dificultad es una oportunidad, un tesoro a agradecer” (JM)
  8. “Confío en que el pequeño grano de mostaza que sembramos cada día crecerá” (JM)
  9. “Suceda lo que suceda, no pierdas la paz, no te desalientes ” (JM)
  10. “Serías el más feliz de los hombres si tratases a todo el mundo con sencillez ” (JM)
  11. “Te asustas de las dificultades y el miedo que las tienes las aumenta.” (JM)
  12. “El Señor está conmigo, ¿A quién temeré? ” (JM)
  13. “Dios nunca nos falla ” (JM)
  14. “Ama y la oración se te hará fácil; ama y todo tu deseo, toda tu alegría será  rezar para amar más aún” (JM)
  15. “¡Cómo me rodea tu amor, Señor, por todas partes!” (JM)
  16. “Ganarás más haciéndote amar que haciéndote temer” (JM)
  17. Desconfía de los aplausos y las alabanzas fáciles” (JM)
  18. “El amor al oro endurece nuestros corazones” (JM)
  19. “Si buscamos la justicia no hay nada que temer”. (JM)
  20. “Mientras estemos unidos, seremos fuertes, seremos felices.” (JM)
  21. “Me gustan los hombres que tienen un corazón que les hace perder la memoria, es terrible no olvidar nada” (JM)
  22. “A veces se está un poco triste y hace mucho bien leer las cartas de aquellos que uno quiere” (JM)
  23. “No me agrada que se fijen en los defectos unos de otros” (JM)
  24. “Dar a conocer y hacer amar a Jesucristo, ¡qué hermosa misión! ” (JM)
  25. “Las obras de Dios no crecen más que en la sombra, y en la noche es cuando cae el rocío de cielo”. (JM)
  26. “Di lo que tengas que decir, pero con humildad y discreción” (JM)
  27. ”Sed sencillos, por la sencillez de vuestra vida os ganareis el cariño de todos” (Gabriel Deshayes)

Anotamos:

¿Con qué frase te quedas? Si te dijeran que tu frase tuya iba a recordarse 200 años después ¿Que frase escribirías?

Share Button

Te necesito

MODALIDAD  Visualización                 Evaluación Hara

MÚSICA  Somewhere Over the Rainbow   Israel Kamakawiwo’Ole

GUIÓN

Algo muy especial de Juan María, algo que le llevó a desarrollar tantos proyectos, conocer tanta gente, ser querido y en ocasiones ser perseguido por niños, jóvenes y adultos fue… su forma de mirar. Su mirada, una mirada que tenía una sensibilidad especial. Os proponemos una visualización para entender esta forma de ver la vida, y sobre todo esta forma de ver a cada persona.

Postura básica.

Imagínate por un momento que eres Juan María. Si, Juan María con tu misma edad. Eres un niño/joven paseando por las calles del puerto marítimo de S. Maló. Atardece y el sol cae en el horizonte, la brisa del mar te acaricia y hace frío, pero te paras unos segundos contemplando el mar y el reflejo del sol poniéndose… (silencio) … sencillamente piensas… ¡Qué bonito!

Un ruido te sorprende, son gritos y risas de una patrulla de revolucionarios, traen a atado a un joven al que insultan, parece que es un sacerdote, alguien le ha delatado y van a encarcelarle… Pasan cerca de ti y observas sus caras, el joven preocupado, asustado pero a la vez, extrañamente sereno. (silencio)  … no entiendes nada, se encoje tu corazón al verle y te preguntas ¿por qué le hacen eso? ¿por qué?   Sigues caminando por las calles con cierta rabia e impotencia… y otra pregunta surge en ti: y ese joven, ¿por qué seguía siendo sacerdote? ¿Qué le ha hecho continuar sabiendo que se jugaba la vida?…

Pensando y pensando, te has metido por unas calles de S. Maló que conoces menos, están sucias y tienes cierta sensación de peligro. Continúas. No tardas en doblar otra esquina… y ves a un grupo de chavales de tu edad.  No te acercas, les observas, abandonados, sucios, se meten con la gente, adivinas en su cara dolor y amargura, vacío y soledad… (silencio)  … ¿qué les pasa? ¿cómo es posible que estén tan tristes?…   te dan miedo y vuelves sobre tus pasos, pero no dejas de preguntarte … ¿qué les pasa? ¿qué puedo hacer? Tengo que hacer algo….

Corres a casa, no dejas de pensar, pobres chavales, y yo ¿cómo puedo tener tanta suerte?  Pasas por la catedral, cerrada y prohibida la entrada desde la revolución, aún impactado por lo que has visto entras  te atreves a preguntarle a Dios ¿cómo permites todo esto? ¿por qué no haces nada? … (silencio)…  Ya ha oscurecido cuando llegas a casa, pero en ti empieza a brillar una luz, una intuición, una respuesta a tantas preguntas… “te he hecho a ti, te necesito”.

Esa noche no duermes, en tu cabeza dan vuelta los recuerdos de cada rostro, las preguntas de cada calle…  incluso la puesta de sol, pero sobre todo esa intuición: “te necesito”.

Anotamos:

¿Recuerdas cosas o situaciones que has visto y te han planteado preguntas?

Son muchísimas las situaciones que necesitarían de nosotros (pobreza, ecología, cariño en la familia, buen clima en clase, inmigrantes, ciudadanía, responsabilidad para prepararte bien, barrio, amigos con dificultades…)  ¿hay alguna concreta que te esté pidiendo implicación y compromiso a ti?

Share Button

GRACIAS POR ELEGIRME

 

Gracias por elegirme,
por cuidarme tanto y por no irte.
Gracias por no decirme
todo aquello que me pone siempre triste.
Por estar siempre a mi lado sin pedirme explicación,
por hacer que un día malo sea el mejor.
No paro por decirte: gracias por elegirme,
gracias por no fallarme,
aunque a mí la suerte nunca me acompañe.
Por contar todos los trozos de las cosas que rompí
y olvidar lo que nunca quise decir.
Y quiero repetirte: gracias por elegirme.
Si me pierdo en el camino me iluminas con color
y ese frío que me hiela, ahora es calor.
Solo decirte: gracias por elegirme,
gracias por escucharme
y fingir que lo que digo es importante.
Por seguir aquí a mi lado sin guardar ningún rencor
y cambiar por alegría mi dolor.
No quiero irme. Gracias por elegirme (3).

Share Button