Dona nobis pacen domine

MODALIDAD  Audición                        Evaluación Hara

MÚSICA     Taize – Dona nobis pacen domine

 

GUIÓN

En esta ocasión vamos a hacer silencio y tomar nuestra postura básica para escuchar una antigua canción, es una canción en latín y castellano, una sencilla oración que se repite una y otra vez. “dona nobis pacen dominun”, significa “danos tu paz, Señor” y está en latín porque la cantan grupos de jóvenes de toda Europa y otros continentes cuando se reúnen en un pueblecito del su de Francia: Taizé.

Te invito a escuchar la canción y dejar que su ritmo te llene de paz, si eres creyente vete repitiendo la canción dentro de ti y transfórmala en una oración.

Anotamos

¿Has sentido esa paz? ¿Cuándo desearías sentirla más? ¿ A quién te gustaría “regalársela”?

Share Button

Te regalo mi ternura

MODALIDAD Masaje, dos personas a una.                       Evaluación Hara

MÚSICA Nightmares On Wax   Les Nuits

GUIÓN

Masaje  de brazos (similar al de espalda)

Una persona se sienta y otra u otras dos, junto a ella o a cada lado, dan los masajes en uno o sendos brazos a la vez.

Durante 10 seg. se frotan las manos hasta que se noten calientes. A continuación mantendréis las manos juntas pero sin llegar a juntarse y posiblemente lleguéis a notar el calor y la energía.  Con las manos y tu interior preparado (el deseo de cuidar y dar tranquilidad a tu compañero…), podéis empezar el masaje.

El compañero apoya su espalda en el respaldo tratando de mantenerla recta, deja caer sus brazos y centra la respiración para acoger mejor el masaje. Cada uno de los que dan el masaje también debe concentrarse y estar atento a su propia respiración, incluso cerrar los ojos el mayor tiempo posible. Fases del masaje:

1.- Calentar el brazo. Para ello, pasareis varias veces la palma de las manos desde el hombro a la muñeca sin hacer daño. Para terminar el calentamiento, con las manos huecas, daréis palmadas por todo el brazo.

2.- Amasar el brazo. Con los brazos ya calientes, comenzar el amasado que consiste en masajear como si de plastilina se tratara. Con los dedos pulgares vamos haciendo círculos. Ambos en paralelo comenzando por los hombros y bajando hasta las manos.

3.- Barrer los brazos. Daréis unos pases como si de un barrido se tratara.

4.- «Energetizar» el punto que se desee. Para finalizar, coloca las manos en el punto que la persona te indique y la mantendrás durante medio minuto.

No olvides que tienes que mantenerte conectado, en calma y “cargado” de cariño para poder transmitir paz y conectar con la otra persona. Por tanto, necesitarás hacer el ejercicio y recibirlo en silencio y con una respiración consciente.

Anotamos

¿Cómo te has sentido? Todos necesitamos ser “cuidados” por los demás para poder descubrir y sacar lo más bello que llevamos dentro. ¿Crees que hay personas que pueden necesitar de ti: de tus “manos”, tu sonrisa, tu cercanía, tu confianza, tus cuidados, tu palabra…? ¿Te sientes capaz de ayudar a los demás a encontrar lo bueno que tienen? ¿Quién te ayuda a ti a sacar lo mejor?

Share Button

Oración Primaria

Share Button

Musculatura relajada y cuerpo pacificado

MAY1 “Progresiva de Jacobson II”

Evaluación Hara

MODALIDAD   Relajación progresiva (repetición)

MÚSICA   Enchantament 2

GUIÓN

Sentarse en la silla confortable. Hacer una respiración profunda completa;  lentamente. Otra vez. Después alternativamente tensamos y relajamos grupos específicos de músculos. Después de tensionar un músculo, este se encontrara más relajado que antes de aplicar la tensión. Se debe concentrar en la sensación de los músculos, específicamente en el contraste entre la tensión y la relajación. Con el tiempo, se reconocerá la tensión de un músculo específico y de esta manera seremos capaces de reducir esa tensión.

No  tensar músculos distintos que el grupo muscular que estamos trabajando en cada paso. No mantener la respiración, apretar los dientes o los ojos. Respirar lentamente y uniformemente y pensar solo en el contraste entre la tensión y la relajación. Cada tensión debe durar unos 4 segundos; cada relajación otros 4 segundos. Contar «1, 2, 3, 4»

Hay que ser cuidadoso si se tienen agarrotamientos musculares, lesiones… (si hay poco tiempo saltar alguna parte)

  1. Manos. Apretar los puños, se tensan y destensan. Los dedos se extienden y se relajan después.
  2. Brazos – bíceps. Los bíceps se tensan después se relajan.
  3. Hombros. Tirar de ellos hacia atrás (ser cuidadoso con esto) y relajarlos.
  4. Cuello (lateral). Con los hombros rectos y relajados, doblar la cabeza lentamente a la derecha hasta donde se pueda, después relajar. Hacer lo mismo a la izquierda.
  5. Cuello (hacia adelante). Llevar el mentón hacia el pecho, después relajarlo. (Llevar la cabeza hacia atrás no está recomendado).
  6. Boca (extender y retraer). Con la boca abierta, extender la lengua tanto como se pueda y relajar dejándola reposar en la parte de abajo de la boca. Llevar la lengua hasta tan atrás como se pueda en la garganta y relajar.
  7. Ojos. Abrirlos tanto como sea posible y relajar. Estar seguros de que quedan completamente relajados, los ojos, la frente y la nariz después de cada tensión.
  8. Respiración. Inspira tan profundamente como sea posible; y entonces toma un poquito más; expira y respira normalmente durante 15 segundos. Después expira echando todo el aire que sea posible; entonces expira un poco más; respira normalmente durante 15 segundos.
  9. Piernas. Extender las piernas y elevarlas 10 cm. No tenses el estomago; relajar. Apretar los pies en el suelo; relajar.
  10. Estómago. Tirar de él hacia dentro tanto como sea posible; relajar completamente. Tirar del estómago hacia afuera; relajar.
  11. Pies. Apretar los dedos (sin elevar las piernas); relajar. Apuntar con los dedos hacia arriba tanto como sea posible ; relajar.

FINAL sentir todo mi cuerpo relajado, si alguna parte aún está tensa repetir el ejercicio en esa parte. Notar mi cuerpo relajado y la paz que emana de los músculos… Agradecer la sensación y el tener un cuerpo sano y lleno de vida.

Share Button

Oración Primaria

 

 

Share Button

Un amor que se contagia

MODALIDAD Visualización – Contemplación              Evaluación Hara

MÚSICA  La Misión – On Earth as It Is in Heaven

GUIÓN

Te invito a aprovechar la técnica de la relajación+visualización para poder acercarnos con nuestra imaginación al misterio de la Navidad. Conoces el relato, participaremos de él como uno pastores más.  Prepárate con la postura básica.

Imagina que eres un pastor, durmiendo al raso, pero con una oreja atenta para cuidar las ovejas. Noche estrellada, quizá frío… Pero no puedes dormir, estas preocupado y agobiado. Eres muy muy pobre, ni las ovejas son tuyas, no tienes casa, comida, la gente te mira mal, les inspiras desconfianza y te rechazan… todo eso te hace sentir muy solo/sola y triste cada noche. (pausa)

Pasan las horas y sigues sin dormir, pero notas una sensación estaña, algo especial que no sabes explicar, te incorporas y con sorpresa ves que otros pastores de los alrededores también se han puesto de pie, hablan y se ponen en camino, te unes a ellos, no sabéis que pasa, pero una intuición os ha encendido la esperanza en vosotros y os anima a coger el camino de vuelta al pueblo.

A la afueras, poco antes de llegar al pueblo, en la cueva donde acostumbráis a dejar el ganado muchas noches, veis que hay gente. Tan solo se trata de una pareja, dos jovencitos, pero ella hace poco ha tenido un hijo. Os dan pena, aún son más pobres y parecen más abandonados que vosotros, por eso decidís acercaros y acompañarles un rato. Se les ve contentos, ha pasado el riesgo del parto y parece que todo ha ido bien. Tienen una sonrisa contagiosa, os acercáis aún más y tomáis asiento junto al niño, ¡acomodado en uno de los pesebres en que siempre echáis la paja! Os quedáis mirando al niño, no podéis apartar la vista de él, es tan frágil y delicado que os enternece. Ahí os quedáis, observando al niño y charlando algo con sus padres. Poco, habláis poco, pero te sientes muy a gusto, parece que su sonrisa se te va contagiando. Vuelves a mirar al niño y también su ternura te va transformando. No sabes por qué, pero la angustia de la noche ha desaparecido, estás como embobado con esta pareja que parece buena gente y este bebé tan precioso. Si te atreves puedes animarte a cogerle en tus brazos, María con su mirada te da permiso e incluso te anima. Tú, que solo sabes de ovejas y cabras, te ves con un recién nacido en tus brazos. (pausa)

Pasa el tiempo, un tiempo especial, inexplicable, mágico… y tienes que marchar. Dejas al niño en el pesebre y te despides. Vuelves por el camino hacia el campo donde el rebaño que cuidas empieza a despertar. Te alejas mientras amanece, no sabes qué ha pasado, no sabes por qué, pero si sabes que algo ha cambiado en ti, una paz y una felicidad profunda te habitan, como el sol empieza a brillar, la esperanza en ti ha transformado todos tus miedos. Sientes que la vida es hermosa, que merece la pena, que aunque tan solo eres un pastor que insignificante eres amado inmensamente por ese bebé, por esa familia, y eso lo ha cambiado todo. Les recuerdas, recuerdas lo minutos compartidos… sientes que lo que han escrito en ti ya no se borrará. Sin tampoco entender por qué, elevas tu mirada y tus brazos al cielo, ya completamente amanecido y das gracias a Dios una y otra vez.

Anotamos

Algo de lo que he sentido, visualizado,… que quisiera no olvidar

La invitación a recordar esta escena estos días de navidad.

Share Button

Confía

En Casa con Jesús y Juan María  (H. José Antonio Vivas). MARTES SANTO

Juan Martín Velasco (teólogo que ha fallecido el día 6 de abril en Madrid):
“Orar no es en sustancia más que encarnar en gestos y palabras la aceptación de la presencia de Dios que sucede en el fondo del alma y en medio de la vida.
Y orar cristianamente es reconocer, gracias al Espíritu, la presencia salvadora de Dios, que se ha revelado en la muerte y la resurrección de Jesucristo.”

CONFÍA. AIN KAREM

 

Share Button

Hacen falta puentes

En Casa con Jesús y Juan María  (H. José Antonio Vivas). LUNES SANTO
Semana Santa en Familia (Jesuitas). El perfume de Betania

En este año… «LlAMADOS a algo GRANDE»… invitados a «ser puentes» esta oración de José María Olaizola:

 

Share Button