Gracias por el regalo de la vida

Os animamos a escuchar esta canción del «El canto del loco» que  dedica otra canción a las MADRES,  pensando en nuestra madre:

POR TI

El Canto Del Loco Por ti letra
Siempre he estado pensando cómo agradecerte
Por hacerme el regalo más grande, más fuerte
Haberme regalado todo lo que tienes
Y si es así, es así

Has perdido tu tiempo por mis ilusiones
Y cambiaste llorar por luchar en mi nombre
Por buscarme un lugar donde fuera valiente
Para ser feliz, conmigo mismo

(Estribillo)
Por ti lucharé por todo el cariño que has puesto conmigo
Por todo tu tiempo por haber querido tenerme contigo
Y por tu calor y por tanta magia me quedo contigo
Y por tu calor y por tu carisma te llevo conmigo

Siempre me has demostrado que eres como un milagro
Algo tan especial que siempre me ha arropado
Le has ganado mil pulsos al que te haya retado
Si es así, es así

Te llevo conmigo, te llevo conmigo.

¿Qué nos regalan las madres? ¿Cómo agradecérselo?

Share Button

Mira y escucha

menesianos

Hoy os invitamos a observar un cuadro tras leer el comentario. Te resultará familiar ya que tiene un emoticono de whatsapp. No es un cuadro sencillo, ¿le conocías? ¿qué sientes al observarlo? ¿qué te sugiere?  Que lo disfrutes.

COMENTARIO (El grito – Munch)

El cuadro comienza a gestarse en una tarde de 1892 que el pintor describe así en su diario:

Nueva imagen (54)

“Paseaba por un sendero con dos amigos – el sol se puso – de repente el cielo se tiñó de rojo sangre, me detuve y me apoyé en una valla muerto de cansancio – sangre y lenguas de fuego acechaban sobre el azul oscuro del fiordo y de la ciudad – mis amigos continuaron y yo me quedé quieto, temblando de ansiedad. […] Me quedé mirando el fiordo, el sol se estaba poniendo. Las nubes se tiñeron de rojo, como la sangre. Sentí como un grito a través de la naturaleza. Me pareció oír un grito. Pinté este cuadro, pinté las nubes como sangre verdadera. Los colores gritaban».

La deformación de la figura llega a un límite desconocido para la época. El hombre situado en primer plano con la boca abierta y las manos tapando los oídos para no escuchar su propio e incontenible grito, que es también el grito de la naturaleza, está reducido a una mísera apariencia ondulante en un paisaje de delirio. Mientras, dos personas pasean ajenas a su sufrimiento, la vida continúa mientras él solo quiere gritar.

(haz click sobre la imagen para ampliar)

evaluación HARA

Share Button

Echar una mano

Las personas necesitamos una esperanza un razón para vivir, una auténtica razón que nos motive. :

Unos fuertes golpes en la puerta despertaron al padre Pierre. Un muchacho nervioso avisaba al sacerdote de que un joven había intentado suicidarse y yacía tendido en el suelo. Salieron corriendo hacia el lugar y se encontraron con un joven tendido en el suelo; estaba solo, sin familia, sin amigos. Hacía unos días que había salido de la cárcel.
Ante su petición de ayuda, el padre Pierre no le dijo “te echaré una mano”, sino todo lo contrario:
– No tengo tiempo para dedicarlo a ti. Trabajo todo el día y el tiempo que me queda lo dedico a atender a madres abandonadas, a niños enfermos, a gente sin techo. ¿Me quieres ayudar? Antes de poner fin a tu vida, ¿quieres echar una mano a toda esa gente que espera el consuelo de alguien?

Aquel joven reaccionó. Éste fue el inicio de las comunidades de Traperos de Emaús, grupos de personas que, muchos años después de este encuentro, siguen dedicando su tiempo a ayudar a los más necesitados.

La propuesta que hace el padre Pierre al joven, ¿te parece acertada o desacertada?

“A lo largo de su existencia, el hombre tiene muchas esperanzas, más grandes o más pequeñas, diferentes según los períodos de su vida. A veces puede parecer que una de estas esperanzas lo llena totalmente y que no necesita de ninguna otra. En la juventud puede ser la esperanza del amor grande y satisfactorio; la esperanza de cierta posición en la profesión, de uno u otro éxito determinante para el resto de su vida. Sin embargo, cuando estas esperanzas se cumplen, se ve claramente que esto, en realidad, no lo era todo. Está claro que el hombre necesita una esperanza que vaya más allá. Necesitamos tener esperanzas, más grandes o más pequeñas, que día a día nos mantengan en camino. Pero sin la gran esperanza, aquellas no bastan”

Benedicto XVI

Share Button
Share Button

CIMIENTOS DEL AMOR

Share Button

ABRIRLE EL ALMA

Share Button

MI DISCAPACIDAD ME HA AYUDADO

Share Button

GRACIAS POR CUIDARME

Con esta máxima de Hara te animamos a vivir la experiencia que Juan María nos comparte en el post

MODALIDAD Masaje por parejas     Evaluación Hara

MÚSICA Silasire – Breathe

GUION (hoy un turno)

Masaje  de espalda

Prepararnos: vamos a hacer un ejercicio de masaje muscular, pero nuestro objetivo no es simplemente “cuidar su espalda”, el objetivo que os proponemos a quienes vais a dar  este masaje hacer que esta persona que va a ponerse en nuestras manos se sienta cuidada, querida, bendecida… se sienta tan valiosa como realmente es, y esto tan solo por ser un ser humano: único,  especial, sagrado. A veces se nos olvida y nos tratamos con poco cuidado o cariño, vamos a acercarnos a una persona, alguien que va a confiar en nosotros. Nos preparamos para hacerlo realmente bien y que pueda ser un sencillo pero auténtico regalo para él o para ella.

Quienes vais a recibir el masaje, disponeros en la postura básica para ser lo más receptivos y acogedores posible y confiar.

Durante 10 seg. se frotan las manos hasta que se noten calientes. A continuación mantendréis las manos juntas pero sin llegar a juntarse y posiblemente lleguéis a notar el calor y la energía.  Con las manos y tu interior preparado (el deseo de cuidar y dar tranquilidad a tu compañero…), puedes empezar el masaje.

El compañero puede dar vuelta a la silla y apoyarse sobre el respaldo, la mesa o mantener la espalda recta. Fases del masaje:

1.- Calentar la espalda. Para ello, pasarás varias veces la palma de las manos por toda la espalda con energía pero sin hacer daño. Para terminar el calentamiento, con las manos huecas, darás palmadas por toda la espalda.

2.- Amasar la espalda. Con la espalda caliente, comienza el amasado que consiste en amasar la espalda como si de plastilina se tratara. Con los dedos pulgares vamos haciendo círculos. La espalda va desde el coxis hasta la nuca. No se debe amasar la columna vertebral. Sólo la musculatura de la espalda.

3.- Barrer la espalda. Darás unos pases como si de un barrido se tratara.

4.- Cuidamos especialmente un lugar. Para finalizar, coloca las manos en el punto que la persona te indique y la mantendrás durante medio minuto.  (o pasamos directamente a despedirnos con una caricia, gesto,… ).

5.- Salida:  el que ha dado el masaje espera unos segundos para dejar que “resuene” el masaje recibido y agradecer mentalmente a la persona su cuidado.

No olvides que tienes que mantenerte conectada, en calma y “cargado” de cariño para poder transmitir paz y conectar con la otra persona. Por tanto, necesitarás hacer el ejercicio y recibirlo en silencio y con una respiración consciente.

Anotamos  ¿Cómo me he sentido, ya sea al dar o al recibir el masaje?
Share Button

SOMOS… LUZ

Share Button