Abrazados

Máxima para Primaria    ENLACE

 

MODALIDAD  Visualización                     Evaluación Hara

MÚSICA  La lista de Schindler.

GUIÓN

Estamos finalizando el mes de mayo y queremos despedirnos con un regalo muy especial. No es fácil saber cuales de las cosas que narran los Evangelios sobre Jesús son históricas y cuales no, pero algo que incuestionable es su capacidad de amar, de amar a los amigos, a los pequeños, a los enfermos, a los pecadores… incluso a sus enemigos. La cuestión es ¿quién le enseñó a amar así?. La respuesta la tenemos en este cuadro de Sieguer Kodër que os invitamos a contemplar en esta máxima de Hara.

Nos preparamos con la postura básica, sentimos nuestra respiración, si hay música dejamos que nos relaje…

Observa durante unos momentos el cuadro, fijándote en los detalles: las miradas, los colores,… manos, labios, rostros… Luego puedes cerrar los ojos y abrir para volver a ver el cuadro.

En esta visualización os invitamos a retroceder a la infancia, imagina que eres un niño pequeño, quizá un bebé o imagínate aprendiendo a andar con un año,… a gatas, tus primeros pasos cogido de la mano,…

Imagina cómo María te observa, te sonríe… mientras juegas, caminas… y !casi te caes!. Siente como te coge en su regazo y te da un abrazo.

Vamos a permanecer en este abrazo. Siéntete en sus brazos, como Jesús en el cuadro, cierra tus ojos y tan solo imagina todo el cariño de María. Imagina la paz y la tranquilidad del bebé en brazos de su madre, la ternura del abrazo, la cercanía del beso, la mirada cariñosa… Permanece un tiempo sintiéndote como ese niño pequeño en brazos de María.

Deja que el calor de su abrazo y la fuerza de su cariño te envuelva y te contagie…

Siente tu respiración y quizá también la de la madre, acompasadas.

Trata de no pensar en nada, solo respira, sonríe y… agradece.

Me-note

 

Share Button

Mira y escucha

menesianos

Hoy os invitamos a observar un cuadro tras leer el comentario. Te resultará familiar ya que tiene un emoticono de whatsapp. No es un cuadro sencillo, ¿le conocías? ¿qué sientes al observarlo? ¿qué te sugiere?  Que lo disfrutes.

COMENTARIO (El grito – Munch)

El cuadro comienza a gestarse en una tarde de 1892 que el pintor describe así en su diario:

Nueva imagen (54)

“Paseaba por un sendero con dos amigos – el sol se puso – de repente el cielo se tiñó de rojo sangre, me detuve y me apoyé en una valla muerto de cansancio – sangre y lenguas de fuego acechaban sobre el azul oscuro del fiordo y de la ciudad – mis amigos continuaron y yo me quedé quieto, temblando de ansiedad. […] Me quedé mirando el fiordo, el sol se estaba poniendo. Las nubes se tiñeron de rojo, como la sangre. Sentí como un grito a través de la naturaleza. Me pareció oír un grito. Pinté este cuadro, pinté las nubes como sangre verdadera. Los colores gritaban».

La deformación de la figura llega a un límite desconocido para la época. El hombre situado en primer plano con la boca abierta y las manos tapando los oídos para no escuchar su propio e incontenible grito, que es también el grito de la naturaleza, está reducido a una mísera apariencia ondulante en un paisaje de delirio. Mientras, dos personas pasean ajenas a su sufrimiento, la vida continúa mientras él solo quiere gritar.

(haz click sobre la imagen para ampliar)

evaluación HARA

Share Button

GRACIAS POR CUIDARME

Con esta máxima de Hara te animamos a vivir la experiencia que Juan María nos comparte en el post

MODALIDAD Masaje por parejas     Evaluación Hara

MÚSICA Silasire – Breathe

GUION (hoy un turno)

Masaje  de espalda

Prepararnos: vamos a hacer un ejercicio de masaje muscular, pero nuestro objetivo no es simplemente “cuidar su espalda”, el objetivo que os proponemos a quienes vais a dar  este masaje hacer que esta persona que va a ponerse en nuestras manos se sienta cuidada, querida, bendecida… se sienta tan valiosa como realmente es, y esto tan solo por ser un ser humano: único,  especial, sagrado. A veces se nos olvida y nos tratamos con poco cuidado o cariño, vamos a acercarnos a una persona, alguien que va a confiar en nosotros. Nos preparamos para hacerlo realmente bien y que pueda ser un sencillo pero auténtico regalo para él o para ella.

Quienes vais a recibir el masaje, disponeros en la postura básica para ser lo más receptivos y acogedores posible y confiar.

Durante 10 seg. se frotan las manos hasta que se noten calientes. A continuación mantendréis las manos juntas pero sin llegar a juntarse y posiblemente lleguéis a notar el calor y la energía.  Con las manos y tu interior preparado (el deseo de cuidar y dar tranquilidad a tu compañero…), puedes empezar el masaje.

El compañero puede dar vuelta a la silla y apoyarse sobre el respaldo, la mesa o mantener la espalda recta. Fases del masaje:

1.- Calentar la espalda. Para ello, pasarás varias veces la palma de las manos por toda la espalda con energía pero sin hacer daño. Para terminar el calentamiento, con las manos huecas, darás palmadas por toda la espalda.

2.- Amasar la espalda. Con la espalda caliente, comienza el amasado que consiste en amasar la espalda como si de plastilina se tratara. Con los dedos pulgares vamos haciendo círculos. La espalda va desde el coxis hasta la nuca. No se debe amasar la columna vertebral. Sólo la musculatura de la espalda.

3.- Barrer la espalda. Darás unos pases como si de un barrido se tratara.

4.- Cuidamos especialmente un lugar. Para finalizar, coloca las manos en el punto que la persona te indique y la mantendrás durante medio minuto.  (o pasamos directamente a despedirnos con una caricia, gesto,… ).

5.- Salida:  el que ha dado el masaje espera unos segundos para dejar que “resuene” el masaje recibido y agradecer mentalmente a la persona su cuidado.

No olvides que tienes que mantenerte conectada, en calma y “cargado” de cariño para poder transmitir paz y conectar con la otra persona. Por tanto, necesitarás hacer el ejercicio y recibirlo en silencio y con una respiración consciente.

Anotamos  ¿Cómo me he sentido, ya sea al dar o al recibir el masaje?
Share Button

Dona nobis pacen domine

MODALIDAD  Audición                        Evaluación Hara

MÚSICA     Taize – Dona nobis pacen domine

 

GUIÓN

En esta ocasión vamos a hacer silencio y tomar nuestra postura básica para escuchar una antigua canción, es una canción en latín y castellano, una sencilla oración que se repite una y otra vez. “dona nobis pacen dominun”, significa “danos tu paz, Señor” y está en latín porque la cantan grupos de jóvenes de toda Europa y otros continentes cuando se reúnen en un pueblecito del su de Francia: Taizé.

Te invito a escuchar la canción y dejar que su ritmo te llene de paz, si eres creyente vete repitiendo la canción dentro de ti y transfórmala en una oración.

Anotamos

¿Has sentido esa paz? ¿Cuándo desearías sentirla más? ¿ A quién te gustaría “regalársela”?

Share Button

Dominamos nuestros pensamientos

SINTONÍA

MODALIDAD: Relajación                            Evaluación Hara

MÚSICA: https://www.youtube.com/watch?v=Yrdyhx-nA_g

GUION:

Podemos ser dueños de toda nuestra persona, entrenar nuestro cuerpo, nuestra alimentación, nuestra respiración… pero lo más difícil de controlar en nosotros mismos es nuestra mente. Quitarnos de la cabeza aquello que nos está desanimando, agobiando, bloqueando… Vamos a hacer un pequeño ejercicio para aprender a estar atentos a una cosa tratando de que las otras no nos “invadan totalmente” sin nosotros desearlo.

Postura básica.
Trataremos de mantenernos relajados a en la postura básica.
Nos concentraremos en la respiración, en cómo entra y sale el aire, tratando de no pensar en nada…
Pero nuestra cabeza puede estar atenta a mil cosas, dispersa y acelerada hasta agotarnos realmente.
Por eso hoy vamos a intentar “domesticarla” un poco.
Nuestro objetivo será mantener la atención en nuestra propia respiración y la paz interior.
Inevitablemente escucharemos ruidos, nos vendrán ideas, sensaciones, recuerdos, preocupaciones…
Para volver a nuestro objetivo, cuando surja en nosotros algo trataremos de ponerle nombre y después de pronunciar su nombre, como si fuera un libro que hemos identificado y colocamos en su sitio de la balda y ya nos olvidamos de él,  volveremos a atender a nuestra respiración.
Ej.: a esto lo llamo, “frío”, “cansancio”, “examen”, “preocupación”, “ilusión”,…
Le ponemos nombre y lo aparcamos para volver a concentrarnos en nuestra respiración.
Y así una y otra vez, tratando de que el tiempo de «silencio» sea cada vez mayor.

Compartimos:
¿Ha sido fácil? ¿Qué te ha ayudado? ¿Reconoces ideas que dan vueltas en tu cabeza sin ayudarte?

 

Share Button

Tensar-Relajar

MODALIDAD:   Relajación progresiva Jacobson II   Evaluación Hara

MÚSICA CHRIS SPHEERIS & PAUL VOUDOURIS – Enchantment

GUION

Sentarse en la silla en postura HARA.
Hacer una respiración profunda completa;  lentamente. Otra vez.
Después alternativamente tensamos y relajamos grupos específicos de músculos. Después de tensionar un músculo, este se encontrara más relajado que antes de aplicar la tensión.
Se debe concentrar en la sensación de los músculos, específicamente en el contraste entre la tensión y la relajación.
Con el tiempo, se reconocerá la tensión de un músculo específico y de esta manera seremos capaces de reducir esa tensión.
No  tensar músculos distintos que el grupo muscular que estamos trabajando en cada paso.
No mantener la respiración, apretar los dientes o los ojos. Respirar lentamente y uniformemente y pensar solo en el contraste entre la tensión y la relajación.
Cada tensión debe durar unos 4 segundos; cada relajación otros 4 segundos.
Contar «1, 2, 3, 4»

Hay que ser cuidadoso si se tienen agarrotamientos musculares, lesiones…
(si hay poco tiempo saltar alguna parte)

  1. Manos. Apretar los puños, se tensan y destensan. Los dedos se extienden y se relajan después.
  2. Brazos – bíceps. Los bíceps se tensan después se relajan.
  3. Hombros. Tirar de ellos hacia atrás (ser cuidadoso con esto) y relajarlos.
  4. Cuello (lateral). Con los hombros rectos y relajados, doblar la cabeza lentamente a la derecha hasta donde se pueda, después relajar. Hacer lo mismo a la izquierda.
  5. Cuello (hacia adelante). Llevar el mentón hacia el pecho, después relajarlo. (Llevar la cabeza hacia atrás no está recomendado).
  6. Boca (extender y retraer). Con la boca abierta, extender la lengua tanto como se pueda y relajar dejándola reposar en la parte de abajo de la boca. Llevar la lengua hasta tan atrás como se pueda en la garganta y relajar.
  7. Ojos. Abrirlos tanto como sea posible y relajar. Estar seguros de que quedan completamente relajados, los ojos, la frente y la nariz después de cada tensión.
  8. Respiración. Inspira tan profundamente como sea posible; y entonces toma un poquito más; expira y respira normalmente durante 15 segundos. Después expira echando todo el aire que sea posible; entonces expira un poco más; respira normalmente durante 15 segundos.
  9. Piernas. Extender las piernas y elevarlas 10 cm. No tenses el estomago; relajar. Apretar los pies en el suelo; relajar.
  10. Estómago. Tirar de él hacia dentro tanto como sea posible; relajar completamente. Tirar del estómago hacia afuera; relajar.
  11. Pies. Apretar los dedos (sin elevar las piernas); relajar. Apuntar con los dedos hacia arriba tanto como sea posible ; relajar.

FINAL sentir todo mi cuerpo relajado, si alguna parte aún está tensa repetir el ejercicio en esa parte. Notar mi cuerpo relajado y la paz que emana de los músculos… Agradecer la sensación y el tener un cuerpo sano y lleno de vida.

Share Button

Tanto amor es contagioso

MODALIDAD   Visualización – contemplación                      Evaluación Hara

MÚSICA

 Ludovico – Waterways (new)

GUION

Hoy quiero ayudaros a entender y revivir algo muy especial. Quizá inicialmente no os atraiga, lo entiendo, pero os animo a intentar vivirlo en la línea de otras relajaciones y visualizaciones que hemos aprendido. Esta vez el tema que os propongo os parecerá conocido. Se trata del camino hasta la cruz de Jesús. Es algo difícil de contar, es la parte más triste de su vida, no va a ser divertido y agradable, pero creo que va a merecer la pena. ¿estáis preparados? Ya sabéis como murió Jesús, fue un momento muy triste, lo que os propongo es acompañarle, estar a su lado, cuando una persona está enferma o lo pasa mal  necesita tener a alguien a su lado, ¿queréis estar con Jesús en ese momento tan difícil?

[Muy bien, aunque lo de Jesús pasó hace más de 2000 años y entonces le dejaron muy solo y lo pasó tan mal hoy sigue vivo entre nosotros y cuando recordemos su vieja historia él se va a sentir realmente acompañado por cada uno de nosotros hoy. Le van a llegar nuestro cariño y nuestra cercanía y las va a sentir con tanta fuerza como si hubiéramos podido estar allí entonces. ¿Queréis acompañarle? ¿queréis estar a su lado?]

Nos disponemos en la “postura básica” . Vamos a hacerlo dejando volar nuestra imaginación, como si nos metiéndonos en la escena de una película, todo será imaginación, menos el cariño y la cercanía con Jesús, esa va a ser de verdad.

Como es algo especial vamos a prepararnos bien: quitar trastos… nos sentamos cómodamente… pies en el suelo…manos sobre las rodillas… espalda sobre el respaldo… cuello un poco estirado… ojos cerrados… y sentimos nuestra respiración, para así, en silencio, pase lo que pase alrededor, podamos escuchar y dejar hablar a nuestro corazón.

(música suave ¿?)

Es mediodía, hace mucho sol y calor… estas en una de las callejuelas de Jerusalén, hay mercado y bastante gente. Escuchas, paseas, parece que no te ven, no notan que estas allí, pero tu a ellos si… (silencio)

De pronto oyes jaleo, por otra calle sube gente dando voces, insultando, ¡algo pasa! Son soldados romanos, parecen enfadados, están gritando a un joven con una cruz en la espalda. Está muy cansado, está herido, no puede más, pero le gritan… mientras camina (silencio).

Te acercas a ver, ¡es Jesús! Parece que nadie pueden verte, por eso te acercas aún mas, te acercas hasta ponerte a su lado.  Oyes las voces, ves como  le pegan,…  tú le acompañas mientras camina… (silencio)

Notas que está muy cansado, que le duelen las heridas, y por eso le abrazas, le coges la mano y tratas de ayudarle. Le acompañas mientras camina…

Nadie te ve, pero algo te dice que Jesús si, que sabe que le acompañas y que estás a su lado. Notas que en medio del dolor te sonríe, agradece que estés con él, te mira y coge fuerzas para seguir.  Nadie lo entiende, nadie se da cuenta, pero Jesús camina más rápido, con un poco más de fuerza, incluso se le ve una pequeña sonrisa, ¿cómo es posible? Nadie comprende, pero vosotros si, Jesús y tu sabéis lo que pasa. Seguís caminando (pausa)

Llegáis arriba del monte, los dos comprendéis lo que va a pasar. Jesús tiene miedo, no quiere que le hagan daño, no quiere morirse, pero sabe que no está solo, tu sigues ahí, a su lado, y el Padre también está con él, a su lado. Jesús confía.

Todo pasa muy rápido, le ponen en la cruz, le levantan al cielo… a ti te da mucha pena, no quieres mirar, pero sigues a su lado.

Es él el que te mira, apenas le quedan fuerzas pero te sonríe, te sonríe con mucho cariño y te da las gracias.

El viento sopla fuerte, el sol abrasa, el tiempo pasa, y tu a su lado, sintiendo lo mal que lo está pasando, se te encoje el corazón, pero te animas porque estás sintiendo su cariño, sintiendo lo bueno que es, sintiendo cómo perdona. Sorprendido observas la mirada de Jesús a toda la gente, incluso a quienes le han hecho daño, notas que también para ellos, como para ti, es una mirada de cariño. (pausa)

Ya no tiene fuerzas, que se está agotando, y de pronto percibes algo nuevo… hay alguien más con vosotros! Alguien que nadie puede ver, solo tú, ni siquiera Jesús, es el Padre. Viene a darle un inmenso abrazo, no el último, sino ¡el primer abrazo! Y cuando todos ven que Jesús muere tú ves algo más. Algo maravilloso, ves como el Padre le abraza y se lo lleva. (Pausa) Al alejarse, ambos se vuelven, te miran a ti, te sonríen y te envían un beso. Sientes que ese beso realmente te llega y te llena, te llena completamente de cariño y de paz, te hace sonreír y te hace saber que ahora son ellos los que van contigo, los que nunca dejarán de acompañarte. Siente el beso, siente su cercanía. (pausa)

Bajas de la montaña, caminando despacio, vuelves a las calles, pero ahora no son las calles de Jerusalén, son las calles de tu barrio, caminas por tu barrio con una misteriosa sonrisa. La gente no lo entiende, te nota contento, incluso se les contagia un poco esa sonrisa. Tu sientes que alguien va contigo, aunque ni tu ni nadie pueda verlo, pero está a tu lado.

Poco a poco vamos recuperando el moviendo de los dedos, los hombros… abrimos los ojos.

Anotamos

Podemos charlar de cómo nos ha ido y hacer un dibujo o anotar algo que nunca queramos olvidar de lo que hemos sentido.

 

Share Button

Mis manos te pueden cuidar

MASAJE DE MANOS

MODALIDAD Masaje                            Evaluación Hara

MÚSICA   Memorias de África

GUION   Masaje  de manos

Una persona se sienta y se dispone a acoger el masaje centrándose con la “postura básica” y la respiración.

Quien da el masaje también debe concentrarse y estar atento a su propia respiración, incluso cerrar los ojos el mayor tiempo posible.
Quien recibe coloca sus brazos sobre tus rodillas con las palmas hacia arriba para acoger el masaje y espera tranquilamente.

El que va a dar el masaje se sienta a su lado y durante 10 seg. se frota las manos hasta que las note calientes. Con las manos ya preparadas, ahora prepara tu interior: el deseo de cuidar a tu compañero, el objetivo de hacerle sentir valioso, querido, de darle tranquilidad…, Puedes entender también que tus manos van a “bendecir” a esta persona, Dios no puede transmitir su bondad y su cariño a las personas si no a través de nuestras manos. Ayuda a tu compañero a vivir todo esto. Cuando te sientas preparado puedes empezar el masaje.

Fases del masaje (hacer un ejemplo rápido a la vista de todos de forma que las instrucciones luego se entiendan más fácilmente):

1.- Transmitir calor a sus manos. Para ello, pondrás tus palmas sobre las suyas, muy cerca pero apenas rozándolas, que sienta el calor y la cercanía de tus manos. Después de unos segundos pon una de sus manos entre las tuyas y frótala suavemente o tan solo dala calor, luego la otra.

2.- Amasar una mano. Con sus manos ya calientes, comenzar el amasado que consiste en masajear y acariciar suavemente. Con mis dos manos una de mi compañero, comenzando por la muñeca, la palma y cada uno de los dedos. Con cuidado, luego la otra mano.

3.- Barrer las manos. Le colocáis las manos para que las mantenga boca arriba (puede apoyarlas en la mesa) y deslizáis vuestras palmas rápido del antebrazo a la punta de los dedos varias veces, como si de un barrido se tratara.

4.- Bendecir (decir bien): volvéis a colocar vuestras manos sobre las suyas, cerrando los ojos y  permaneces así deseándole todo lo mejor e incluso ofreciéndote mentalmente a ayudarle para que lo consiga diciendo interiormente, si lo deseas, “cuenta conmigo”. Te vas despidiendo.

No olvides que tienes que mantenerte conectado, en calma y “cargado” de cariño para poder transmitir paz y conectar con la otra persona. Por tanto, necesitarás hacer el ejercicio y recibirlo en silencio y ayudado por tu respiración consciente.

Anotamos ¿Qué he hecho? ¿Cómo me he sentido? ¿Qué he descubierto?

Share Button

Recargamos pilas

MODALIDAD Masaje                    Evaluación Hara

MÚSICA Brian Crain   Dream of Flying

GUIÓN

En esta ocasión vamos a ayudarnos unos a otros a entrar en el silencio, la interioridad, el encuentro con lo más profundo. Lo haremos a través de un sencillo masaje en el pelo. Nos colocamos por parejas, como queramos, uno será el primero en recibir el masaje, permanecerá sentado y el otro se colocará detrás disponiéndose a darlo, pero sin comenzar aún. Si disponemos de tiempo cambiaremos los rolles, si no otro día.

Quien va a recibir el masaje se coloca en la “postura básica” (sep1) para acoger y poder vivir mejor el masaje.

Quien va a dar el masaje observa el ejemplo: este masaje consiste en

“Teclear” con los dedos de ambas manos por toda la cabeza de nuestro compañero. Lo haremos con suavidad, en círculos simétricos del centro hacia delante para volver por los laterales…

“Masajear” acariciando con las yemas de los dedos el cuero cabelludo…

“Masajear” suavemente con los pulgares la zona inferior de la nuca…

Antes de lanzarnos, pensamos un momento lo que vamos a hacer, pensamos en la persona que vamos a cuidar y en qué puede necesitar más. Nuestro objetivo es ayudar a este compañero a sentirse relajado, cuidado, valioso… A través de nuestros dedos vamos a “cargarle las pilas” para todo el día aportándole nuestro cariño y nuestra propia paz. ¿preparados?. Cuando os sintáis preparados, cuando seáis conscientes del valor de lo que se os invita a hacer adelante.

Quien recibe el masaje trata de acogerlo sin pensar en nada, dejándose cuidar y respirando calmadamente.

Anotamos

¿Cómo te has sentido al dar el masaje? Y si te ha tocado recibirlo ¿cómo te has sentido? ¿Hay algo que quieras anotar? ¿Alguna idea para la frase de máxima de hoy?

 

 

 

Share Button

SABER ADMIRAR

Un año de vida, un año de belleza, un año de crecimiento,…
Te invitamos a contemplar, a disfrutar, a sentir y a ADMIRAR tan sencilla y gran belleza.

video

a Forest Year from motionkicker on Vimeo.

Share Button