Ser pan, que a otros alimente.

Estamos hechos de una forma artesanal y personalizada. A fuego lento, con cariño y paciencia.
Estamos hechos de buena pasta, por manos cuidadosas y delicadas.
Estamos hechos por un Dios al que podemos sentir, escuchar, comer, beber y gustar.
Estamos hechos para partirnos y repartirnos, regalando a los demás lo que hemos recibido.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *