NADIE…

“Nadie alcanza la meta con un solo intento,
ni perfecciona la vida
con una sola rectificación,
ni alcanza altura con un solo vuelo.
Nadie camina la vida sin haber
pisado en falso muchas veces.
Nadie recoge cosechas sin probar muchos sabores,
enterrar muchas semillas y abonar mucha tierra.
Nadie mira la vida sin acobardarse en muchas ocasiones,
ni se mete en el barco sin temerle a la tempestad,
ni llega al puerto sin remar muchas veces.
Nadie siente el amor sin probar sus lágrimas,
ni recoge rosas sin sentir sus espinas.
Nadie hace obras
sin martillar sobre su edificio,
ni cultiva amistad sin renunciar a sí mismo.
Nadie llega a la otra orilla
sin haber ido haciendo puentes para pasar.
Nadie puede juzgar sin conocer primero su propia debilidad.
Nadie consigue su ideal sin haber pensado muchas veces
que perseguía un imposible.
Nadie reconoce la oportunidad hasta que
ésta pasa por su lado y la deja ir.
Nadie debe vivir sin cambiar,
ver cosas nuevas,
experimentar otras sensaciones,
y tener la capacidad de corregir sus errores.
Nadie tiene el derecho de consumir
el amor o la amistad de las personas
si uno mismo no la produce.
Nadie puede intercambiar un apretón
de manos con el puño cerrado”.
Nadie, Anónimo.
Share Button

Ohm / “Señor, tú eres mi refugio”

MODALIDAD Mantra                 Evaluación Hara

MÚSICA  Pavana

GUIÓN

LOS MANTRAS, UN CAMINO HACIA EL INTERIOR

Las religiones orientales, como el hinduismo y el budismo, utilizan numerosas técnicas que ayudan a las personas a entrar dentro de ellas mismas. Una de estas técnicas son los MANTRA.

La palabra Mantra significa en sánscrito “liberación de la mente”. El mantra es, pues, un instrumento para liberar la mente del movimiento constante de pensamientos que la confunden. Un mantra consiste en una sílaba, una palabra, una frase o un texto largo que, al ser recitado y repetido varias veces, va llevando a la persona a un estado de profunda concentración.

Por ejemplo, en el budismo tibetano, el mantra “om mani padme hum” se utiliza para pedir ser más bueno y compasivo. O sencillamente su palabra sagrada: “OHM”.  ¿Quieres probar?

Vamos a experimentar cómo también nosotros podemos servirnos del método de los mantras para entrar dentro de nosotros, en nuestro templo interior, y, desde aquí, encontrarnos con nosotros, con la calma y dirigirnos a Jesús con la frase “Señor, Tú eres mi refugio” u otra palabra o frase, que tu quieras: “gracias”, “ohm”,…

(postura básica) -Siéntate cómodamente en el pupitre y apoya bien la espalda en el respaldo de la silla… Apoya las manos sobre tus rodillas y relaja poco a poco tus músculos. Cierra los ojos y mantén erguida la cabeza.

– Nota, como has hecho en otros momentos, que tu respiración se va haciendo más acompasada. Concéntrate en el aire que entra y sale por tu nariz. Descubre cómo ese aire es la vida que va alimentando tu cuerpo cada vez.

– Ahora, sin abrir los ojos, vas a repetir con voz muy tenue la frase “Señor, Tú eres mi refugio”. (o la palabra o frase que tú elijas). La repito muy despacio, varias veces. Me concentro en esta frase. Imagina que en una fuerte tormenta, corres a guarecerte en un refugio caliente y acogedor. ¡Qué bien se está aquí!

– Continúa repitiendo esta misma frase; pero ahora lo vas a hacer sin pronunciar ningún sonido. Acompásala a tu respiración. Cuando inspires repites en tu interior: “Señor”; cuando inspires continúas “Tú eres mi refugio”. Hazlo muy despacio y repítelo unos minutos. Si te distraes vuelve a visualizar con calma este refugio en medio de la tormenta.

– Ahora, despacio, abrimos los ojos y evaluamos la experiencia comentando o anotando en el Me-note.

Share Button

¿QUÉ FRUTOS DAREMOS?

Hoy es el día Internacional de la Paz. ¿Qué crecerá en nosotros? ¿Qué cultivaremos en nuestra forma de ser? ¿Qué crecerá? ¿Qué cuidaremos?… ¿Qué frutos daremos?

 

Share Button

SI TIENES PROBLEMAS….

Ven con nosotros, bienvenido.

 

Share Button

«Tú cuentas, ¿me cuentas?»

Celtas Cortos y el colegio San José de Valladolid se unen en una campaña contra el acoso escolar.

«Tú cuentas», la canción de Jesús Cifuentes adaptada por el grupo Magis del centro educativo será la banda sonora del Día de la Paz en más de un centenar de colegios…

Share Button

ACOGER, PROTEGER, PROMOVER, INTEGRAR

Cuatro verbos, tan solo cuatro verbos… que se merecen todas las personas, TODAS

 

Share Button

La paz interior nos hace hermanos

MODALIDAD  Visualización playa + unidos                  Evaluación Hara

MÚSICA  Angels (Enya)

GUIÓN

Estoy sentado con los ojos cerrados…..
Me voy alejando de  los ruidos y preocupaciones, comienzo a visualizarme con todo tipo de detalles descendiendo por un camino que desemboca en la playa….. Me veo recorriendo el camino….. hace un día cálido, el sol me calienta y la sensación es agradable….. Siento como los pies se hunden levemente en la arena caliente y me gusta, es una sensación agradable, muy agradable….. Veo el azul del cielo….. tengo la sensación de estar rodeado de azul un azul que me relaja y me llena, me invade y me sosiega….. Percibo los olores salobres del mar, de la arena, escucho el sonido del viento al filtrarse entre las hojas de unos árboles cercanos….
Me tumbo en la arena caliente y me relaja, los granos de arena comunican su calor a mi espalda y disuelven la tensión como un azucarillo se disuelve en agua caliente….. Junto a mi, tumbados en la arena, a lo largo de la playa, siento a todos mis compañeros de clase. Están disfrutando del mismo sol, del mismo aroma, de la misma brisa…
(optativo) [Extiendo mis brazos y busco, a izquierda y derecha la mano de mi compañero. Nos damos la mano y continuamos disfrutando de la relajación, pero ahora todos unidos Bajo un mismo cielo azul, el mismo ritmo de las olas  nos relajan…..] El mismo sonido del viento entre las hojas nos relaja….. El mismo sol, nos hace a todos iguales, nos sentimos cercanos, nos sentimos humanos, nos sentimos hermanos… Me permito permanecer en este estado unos momentos, sintiendo la conexión y la calma compartidas y me preparo para abandonar el ejercicio…..
Regreso a la clase, y tomo conciencia del estado de relajación en que me encuentro, cerca de mi otros compañeros han vivido algo parecido, nos miramos y sonreímos.  Volvemos al jaleo y la rutina del día, pero sabemos que hay algo que nos conecta, que en nosotros hay una paz que nos hace iguales, nos hace a todos hermanos.

Anotamos

¿Te has sentido conectado a tus compañeros? ¿Qué has hecho y cómo te has sentido al escuchar que os teníais que dar la mano? ¿Algo que puedas descubrir? ¿Qué piensas de que todos somos iguales, hermanos, bajo un mismo sol? (alusión a la “semana de la paz”, este sería el fundamento de la paz, todos conectados, todos humanos/hermanos)

Share Button