Tú eres mi hijo amado

En aquel tiempo proclamaba Juan:
– Detrás de mí viene el que puede más que yo, y yo no merezco ni agacharme para desatarle las sandalias. Yo os he bautizado con agua, pero él os bautizará con Espíritu Santo.
Por entonces llegó Jesús desde Nazaret de Galilea a que Juan lo bautizara en el Jordán. Apenas salió del agua, vio abrirse el cielo y al Espíritu bajar hacia él como una paloma. Se oyó una voz del cielo:
– Tú eres mi Hijo amado, mi preferido. (Mc 1, 6-11)

Jesús vino desde Nazaret hasta Galilea para que Juan lo bautizara en el río Jordán.
A partir de ese momento Jesús empezó a anunciar la Buena Noticia y a curar a los enfermos, con la fuerza del Espíritu y el amor del Padre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *