Arena y piedra

Por el ardiente desierto del Sahara, llevando una pesada carga sobre los hombros, iban caminando dos amigos, Farouk y Ramsés.
Habían perdido a sus camellos varios días antes y estaban agotados por la enorme distancia que habían recorrido a pie.
Llevaban casi una semana sin probar alimento y el agua se les terminaba bajo los inclementes rayos del sol. Las piernas les dolían de tanto caminar y tenían quemada la piel del rostro y los brazos.
Aunque entre los dos habían elegido esa ruta, Farouk le reclamó a Ramsés haber escogido un camino largo y desconocido. Su furia iba en aumento: gritaba, hacía gestos con las manos, le insultaba y llegó a darle una bofetada.
Ramsés se quedó callado y la nariz le sangró un poco, pero no respondió a la agresión. Con mirada profunda de tristeza se sentó y escribió sobre la arena con su dedo índice: “Hoy mi mejor amigo me pegó en la cara”.
A Farouk le sorprendió este hecho, pero no le preguntó nada.
Al día siguiente, caminando por las dunas, Ramsés cayó rodando por una de ellas y quedó malherido. Su amigo Farouk bajó rápidamente a ayudarle y durante diez días y diez noches no se separó de su lado. Ramsés mejoró y se dirigió a una piedra que había en el camino, allí escribió: “Tengo la suerte de tener el mejor amigo del mundo”
“Ayer te ofendí y escribiste en la arena y hoy has escrito en la piedra… ¿por qué?”, le preguntó Farouk.
Ramsés le explicó sonriendo:

“Los errores de nuestros amigos se los lleva el viento por la noche. Cuando amanece y el sol sale de nuevo ya no podemos recordarlos. Sus pruebas de lealtad, sin embargo, quedan grabadas para siempre en nuestro corazón”.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *