Alegre y en paz.

Nos sentamos cómodamente en la silla, apoyamos los pies en el suelo, las manos sobre las piernas y la cabeza erguida, como si un globo que flotara sobre ella, tirase de la cabeza suavemente hacia arriba.

¿Estás listo?

(Para mayores)
Observamos la respiración que entra y sale. Cuando surgen pensamientos, los dejamos ir suavemente.

 

Inspira suavemente para que el aire llegue hasta el vientre. Inspira, 1, 2, 3, 4, lentamente suelta en 1, 2, 3, 4.
Coge aire otra vez en 1, 2, 3, 4, y suelta 1, 2 ,3 ,4.

Ahora cierra los ojos con suavidad, inspira profundamente y suelta el aire poco a poco.

Esta vez te encuentras en un gran campo, un gran manto de hierba lo cubre todo.
Te tumbas en él boca arriba y sientes su suavidad. El calor del sol ilumina tu rostro.
Céntrate en tu respiración. Coge aire y lentamente suéltalo.

Escucha la música. Déjate llevar por ella.

(Se pone la música y se deja un rato para meditar, para estar tranquilo.)
https://www.youtube.com/watch?v=ypBuUG3xqCg&feature=youtu.be

Así, tranquilos, vamos a disfrutar de este momento.

Siente esa sensación de encontrarte alegre y en paz.

Realiza una inspiración profunda y suelta el aire despacio.
Inspira 1, 2, 3, 4 y lentamente suelta el aire 1, 2, 3, 4…
(Varias veces)

Ahora, poco a poco, cada uno a su ritmo, abre los ojos…

Para comentar:
– ¿Cómo te has sentido?

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *