Dios no es un Dios de muertos sino de vivos

«No es Dios de muertos sino de vivos: porque para él todos están vivos». (Lc 20, 38)

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *