Frenar la desigualdad está en tus manos

Hoy, 20 de febrero, es el Día Mundial de la Justicia Social.
El vídeo que vamos a ver de Manos Unidas se titula: “Frenar la desigualdad está en tus manos”.
Nos presenta la situación de desigualdad entre pobres y ricos, nos recuerda que muchas personas pasan hambre, no tienen un trabajo digno…
Hoy queremos también pedir PAZ para los que sufren la guerra, porque sin paz no puede haber justicia social.

(Para los más pequeños será necesario adaptar el video a su realidad… Se puede comentar con ellos si creen que se puede “comprar niños en un mercado”. La responsable de proyectos de Manos Unidas de Benin, que presenta el vídeo, dice que sí… por tal solo 30 euros!!)

La roca en el camino

En un reino lejano, hubo una vez un rey que colocó una gran roca en medio del camino principal de entrada al reino, obstaculizando el paso.
Luego se escondió para ver si alguien la retiraba.

Los comerciantes más adinerados del reino y algunos cortesanos que pasaron simplemente rodearon la roca.
Muchos de ellos se quedaron un rato delante de la roca quejándose, y culparon al rey de no mantener los caminos despejados, pero ninguno hizo nada para retirar el obstáculo.

Entonces llegó un campesino que llevaba una carga de verduras.
La dejó en el suelo y estudió la roca en el camino observándola.
Intentó mover la roca empujándola y haciendo palanca con una rama de madera que encontró a un lado del camino…
Después de empujar y fatigarse mucho, finalmente logró apartar la roca.
Mientras recogía su carga, encontró una bolsa, justo en el lugar donde había estado la roca.
La bolsa contenía una buena cantidad de monedas de oro y una nota del rey, indicando que esa era la recompensa para quien despejara el camino.

El campesino aprendió lo que los otros nunca aprendieron:

Cada obstáculo superado es una oportunidad para mejorar la propia condición.

¿Hay alguna roca en nuestro camino que necesitemos mover?

 

 

Está cerca el reino de Dios

En el Evangelio de este próximo domingo Jesús nos trae una buena noticia:

Cuando arrestaron a Juan, Jesús se marchó a Galilea a proclamar la buena noticia de parte de Dios.
Decía: «Se ha cumplido el plazo, está cerca el reino de Dios: convertíos y creed la buena noticia». (Mc 1, 14)

En el vídeo que vamos a ver nos explican qué es eso del reino de Dios…
Atentos porque después podemos compartir alguna cosa de lo que más nos ha gustado.

La cascada

LOGO HARA

Nos sentamos en una postura cómoda, con la espalda recta.
Inspira suavemente. Inspira, 1, 2, 3, 4, lentamente suelta en 1, 2, 3, 4.
Coge aire otra vez en 1, 2, 3, 4, y suelta 1, 2 ,3 ,4.

Cierra los ojos con suavidad, inspira profundamente y suelta el aire poco a poco.

Ahora, cada uno de vosotros va a imaginar que está al lado de una cascada. Oímos el sonido del agua. El agua de la cascada cae…

Música: https://www.youtube.com/watch?v=s1mZbiXiIaQ

Sientes ganas de tocar el agua. Vas poco a poco y te sitúas debajo de la cascada. El agua cae por todo tu cuerpo, desde la cabeza a los pies.
Sientes cómo el agua te refresca y limpia.
Sientes que el agua se lleva también algunas cosas de ti que quieres mejorar, cosas como tu pereza, el no compartir, hacer daño a los demás…

(dependiendo de la edad de los niños se pueden decir unas cosas u otras y añadir más).

Sales de la cascada y te sientas. Te sientes más libre y relajado.
Ahora, pon tu mano izquierda sobre tu corazón y la derecha encima.
Inspira suavemente y lentamente suelta el aire en 1, 2, 3, 4.
Y así, tranquilo, escucha esta música.

(Se les deja un ratito en silencio).

Ahora poco a poco, cada uno a su ritmo, sin prisas, abre los ojos.

Para compartir:
¿Cómo me he sentido?
¿Quiero decir alguna cosa que el agua se llevaba de mí para ser mejor?

Nos preparamos para una gran fiesta

Hoy es un miércoles especial en el año. Lo llamamos “Miércoles de ceniza”.
Es un día en el que recordamos que somos débiles, que hacemos muchas cosas que no nos gustan y que querríamos hacerlas mejor.
En las celebraciones de este día a los cristianos se nos pone un poco de ceniza en la cabeza, como un símbolo de lo que nos gustaría “quemar”, lo que nos gustaría cambiar…

Con este día comenzamos la Cuaresma: el tiempo de preparación para la fiesta de la Pascua.

1-3 Primaria

Estos simpáticos pingüinos nos explican qué es la Cuaresma

4-6 Primaria

Esta canción de Nico Montero nos invita a cambiar nuestro corazón

 

Busca algo más fácil…

Ayer, 11 de febrero, fue el día internacional de la mujer y la niña en la ciencia.
Cuántas veces a la hora de escoger profesión, se dice esa frase a las niñas y adolescentes: «Eso no es para ti, elige algo más fácil».
Vamos a ver un vídeo al respecto y luego lo comentamos.

¿Qué os parece?
¿Os ha pasado?
¿Qué debe cambiar para que el futuro sea distinto?

 

Me cuido

LOGO HARA

Logo HARA

Masaje en los brazos

Nos sentamos en una postura cómoda, con la espalda recta.
Inspiramos suavemente para que el aire llegue hasta el vientre. Inspiramos en 1, 2, 3, 4, lentamente soltamos en 1, 2, 3, 4.
Cogemos aire otra vez en 1, 2, 3, 4, y soltamos en 1, 2 ,3 ,4.
Ahora cerramos los ojos con suavidad, inspiramos profundamente y soltamos el aire poco a poco.

Mantenemos los ojos cerrados y respiramos para estar tranquilos.
(Se repite porque a algunos niños les cuesta hacerlo.)

Me froto las manos para calentarlas un poco…
Con las manos preparadas, deseo cuidarme, y voy a hacer todo lo posible para sentirme tranquilo, querido y valioso.
Digo en mi interior: “Mis manos van a cuidarme y bendecirme”.
Empieza el masaje y vas a empezar con el brazo izquierdo.

1. Calentar el brazo. Para ello, pasarás varias veces la palma de la mano derecha desde el hombro a la muñeca, sin hacerte daño. Para terminar el calentamiento, con la mano hueca, da palmadas por todo el brazo.
2. Amasar el brazo. Con el brazo ya caliente, comienza el amasado que consiste en masajear como si de plastilina se tratara. Con el dedo pulgar vas haciendo círculos, comenzando desde el hombro y bajando hasta la mano.
3. Barrer el brazo. Da unos pases con la mano derecha abierta, desde el hombro hasta la mano, como si estuvieras barriendo el brazo.
4. Manos en el corazón. Pon la mano izquierda en tu corazón y la derecha encima y así te preparas para darte el masaje en el otro brazo.

Céntrate en tu respiración.
(Se deja un momento.)

Con los ojos cerrados te deseas todo lo mejor diciendo esta frase en tu interior: “Soy valioso y quiero cuidarme”.
(Se repite la frase para ayudar a los niños a que la puedan decir).

Sigue inspirando suavemente y soltando el aire lentamente.

Ahora vas a darte el masaje en el brazo derecho.
Frota las manos otra vez. Di en tu interior: “Mis manos van a cuidarme y bendecirme”.

1. Calentar el brazo. Pasa varias veces la palma de la mano izquierda desde el hombro a la muñeca, sin hacerte daño. Para terminar el calentamiento, con la mano hueca, da palmadas por todo el brazo.
2. Amasar el brazo. Con el brazo ya caliente, comienza el amasado que consiste en masajear como si de plastilina se tratara. Con el dedo pulgar vas haciendo círculos, comenzando desde el hombro y bajando hasta la mano.
3. Barrer el brazo. Da unos pases con la mano izquierda abierta, desde el hombro hasta la mano, como si estuvieras barriendo el brazo.
4. Manos en el corazón. Coloca de nuevo la mano izquierda en tu corazón y la derecha encima.

Céntrate en tu respiración.
(Se deja un momento.)

Con los ojos cerrados te deseas todo lo mejor y repites en tu interior: “Soy valioso y quiero cuidarme”.
(Se repite la frase para ayudar a los niños a que la puedan decir).

Ahora coloca tus brazos sobre tus rodillas con las palmas hacia arriba. Y así, poniendo atención en tu respiración, quédate tranquilo escuchando la música.
https://www.youtube.com/watch?v=bXfry2uJ9j4

(Dejamos a los niños con la música un ratito.)
Cuenta hasta 10 en silencio y poco a poco, sin prisas, abre los ojos.

Para compartir:
¿Qué he aprendido?
¿Cómo me he sentido?

 

 

Gracias por el nuevo día

Hoy vamos a comenzar el día escuchando esta canción de Athenas: “Gracias, Señor”.

Después hacemos juntos la oración: “Gracias por esta mañana”

Gracias por la salud que me das,
porque puedo jugar con mis amigos
y disfrutar del día. Cuídanos hoy, Señor.

Espero que hoy podamos hacer cosas divertidas
y que aprendamos muchas cosas buenas.
Gracias porque nos amas
y estás a nuestro lado cada día y cada noche.
En el nombre de Jesús, amén.