La campana te llama

Hoy empieza una semana muy importante para todos los colegios menesianos. Por ello, hoy nos gustaría compartiros un cuento muy especial.

“LA CAMPANA QUE TE LLAMA”

Voy a contaros una historia. Una historia que ocurrió hace muchos años en un lugar remoto, un valle verde y hermoso, atravesado por un río de aguas cristalinas, en el que había muchos pueblecitos repletos de casas con tejados rojos, iglesias y escuelas, pequeñitas, pero entrañables.

En la escuela del pueblo principal había una campana que cada mañana sonaba y llamaba a todos los niños para que fuesen a aprender y a jugar. De cada casa salían corriendo varios niños que acudían derechos al colegio. Los padres y las madres acompañaban a los más pequeños cogiéndolos de la mano, pero, en cuanto estaban cerca, corrían hasta su clase, donde les esperaban los maestros. Así sucedía cada mañana. Volvía a sonar la campana y la escuela se llenaba de alegría y aprendizaje.

Una noche de primavera, cuando la luna apenas alumbraba y tan solo se escuchaba el cantar de los pájaros nocturnos, un sonido familiar despertó a todos los pueblos. Era la campana de la escuela. ¿Por qué sonaba en plena noche? No era hora de ir al colegio…
En todas las casas se encendieron las luces y los vecinos se asomaron a las ventanas. Era de noche, pero en lo alto del valle parecía que estaba amaneciendo. Se podía apreciar una luz brillante y fuerte que crecía por momentos y parecía acercarse al pueblo. Los vecinos, aterrorizados, cogieron a los niños y salieron corriendo.

¿Qué estaba pasando? ¿Lo adivináis? ¡Había un gran incendio! Un fuego enorme se acercaba a lo pueblos y por eso sonaba la campana de la escuela, para despertar y advertir del peligro a los vecinos.

Apenas tuvieron tiempo de parar el fuego, que avanzó de bosque en bosque hasta llegar a muchas de las casas. Algunos edificios se salvaron, pero, desafortunadamente, el incendio arrasó las escuelas y los niños se quedaron sin un lugar en el que aprender y convivir con sus compañeros.

Los adultos estaban muy ocupados recuperando sus pertenencias e intentando arreglar todo lo que el fuego había quemado, pero nadie pensó en reconstruir las escuelas. Los niños saltaban entre las ruinas de las casas y las cenizas. Se aburrían de no hacer nada.

Entonces, el sacerdote de uno de los pueblos, intentando arreglar lo que había quedado de la iglesia, encontró una Biblia. Al ver que apenas podían leerse unas páginas, la tiró a un montón de escombros. Cuando cayó, la Biblia quedó abierta y el sacerdote, por curiosidad, se acercó a leer qué ponía.
Al parecer, hablaba Jesús y decía lo siguiente:
“Dejad que los niños se acerquen a mí”.

El sacerdote no le dio mayor importancia y siguió tirando escombros; sin embargo, al volver a casa, casi de noche, se encontró con un grupo de jóvenes que tenían mal aspecto. En ese momento, recordó la frase que había leído, “Dejad que los niños se acerquen a mí”, y pensó:
“¿Podría dedicarme a reparar algo tan necesario y urgente como la escuela?”.
Y así fue. Juntó a varias personas que pensaban como él y en poco tiempo volvió a escucharse ese sonido tan familiar: la campana.

Una vez que terminaron la reconstrucción de su escuela, decidieron hacer lo mismo con la escuela del pueblo vecino,… y con el otro, y el otro…
Y “colorín colorado”…, esta historia NO ha acabado.
¿Quién sabe por qué?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *