La grandeza de las cosas pequeñas

Jesús dijo a sus discípulos:
“El Reino de Dios es como una semilla de mostaza. Cuando se siembra, es la más pequeña de las semillas; pero una vez sembrada, crece y se convierte en el mayor de los arbustos y echa ramas tan grandes, que los pájaros pueden anidar a su sombra”.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *